8.08.2009

No, no da refugio el cielo. En una noche como hoy, de fuego, vaga tu alma en celo
En su trampa el cazador sereno va a estar e s p e r á n d o t e