8.22.2009

One more kiss, please.


Cómo querer alimentarme de otra cosa que no sean esos labios, si cuando me besan, se para el tiempo, si en la locura que me produce su veneno, se descubren mis secretos, si con sus besos pierdo el miedo a acariciar…

Entender, cómo poderme entender si tan sólo es suyo y mío este encuentro, si la oscuridad de la habitación cegó las estrellas y la luna, si sin esperarlo descubrimos el significado del primer beso, si desconcertados tenemos que volver a aprender a besar.

Por qué no decir que quiero besos, por qué callar si me descubren los latidos de mi pecho, qué vergüenza me puede dar descubrir algo nuevo, quién me enseñó a ocultar lo que soy, quién me enseñó a ocultar lo que siento.

Besos, dime que habrá más al despertar, de esos que da mucho miedo besar y prefiero que sean despacio, porque quiero aprenderme tus labios, porque tengo que memorizar muy rápido cada caricia y abrazo para poder esculpir en mis sábanas tu cuerpo y así recordar siempre este momento en que no nos hizo falta nada más… que besar.