8.09.2009

A flor de piel

No tengo hambre, ni quiero dormir. Me recorre una fría sensación que me invade el cuerpo. No tengo ganas de nada. Querría que él nunca hubiese aparecido en mi vida, quizás las cosas hoy serían distintas, quizás hoy no estaría así. O quizás estaría peor; ¿quién sabe?. Quisiera volver el tiempo atrás y cambiar cada error que cometí; pero creo que todo pasa por algo, nada es porquesí. Quizás todo el dolor que puedas sentir en una etapa de tu vida, sea la solución a todos tus problemas en un futuro. Tal vez si no hubieses conocido ese dolor, esa sensación, no serías quién sos, ni quién serás el día de mañana. De todo algo se aprende, nada es en vano. Siempre pienso en lo feliz que sería si tuviese tal y tal cosa, o si fuese así y asá; sin fijarme antes en todo lo que tengo. Compararte con el mundo es lo peor que podés hacer, porque siempre te va a hacer sentir menos e inferior. Siempre va a haber alguien mejor que vos en todo; siempre va a haber alguien que te supere en eso que tan bien hacés. ¿Pero tan difícil es, poder ver dentro de uno lo que tenemos, o lo bien que hacemos x cosa, sin comparar con el resto? Siempre está en mente la idea de superarnos sin conformarnos con nada. Y siempre lleva a malestar, a desilusión y fracaso. Cuando nos pasa algo es lo peor, nunca te podría pasar algo así, sos la más desdichada del mundo; esos comentarios tantas veces suenan ridículos, hay tantas cosas peores que pueden pasar, tantas; y nosotros haciendonos la tragedia por algo que nos lastima o nos pone mal; pero está bien, porque no conocemos las realidades que hay en el mundo, estamos enterados de ellas, pero no las vivimos, lo que nos pasa es nuestra propia tragedia, nuestro propio mal. No estamos en la piel de la gente que sufre enserio. Tantas veces he dicho: ¿me puede pasar algo peor? sin pensar en qué es lo peor. Y me di cuenta que ser tan exagerado no llega a ningún lugar. Soy tan sensible y suseptible que no logro vivir la vida en su plenitud; la vida es hermosa y no la disfruto, porque siempre tengo algo porque estar mal. No existe la felicidad completa, pero si los momentos de felicidad. Pero a veces, cuando son tantos los malos ratos que pasan, los momentos felices se ocultan, y pasan a ser nulos, no los podemos ver; desaparecen. Entonces ahí es cuando pedimos un poco de alegría y saltan todos nuestros problemas al exterior. Y todo es malo, ¿dónde quedó la felicidad que algún día pude tener? Sólo hay que mirar al frente y superarlo, tratar de dejar de quejarnos por todo y no hacernos tanta mala sangre; que los problemas tarde o temprano van a terminar, que esa persona que tanto esperamos para que nos haga feliz cuando menos nos lo imaginamos va a llegar, que no estamos solos; Que la vida es una sola, y hay que vivirla.